Cómo calcular el Índice Financiero del éxito empresarial

7540970_sEl objetivo empresarial por excelencia es la obtención de rentabilidad. En el largo plazo, el éxito de la empresa depende de su capacidad para generar, de forma sostenida en el tiempo, un rendimiento promedio superior al de mercado. Para medir dicho éxito, se puede utilizar el siguiente indicador:

Ie = Re/Rs x Rs/Rm

 

Ie = Índice Financiero de éxito de la estrategia aplicada.

Re = Rendimiento anual Promedio de la empresa.

Rm = Rendimiento del mercado.

Rs = Rentabilidad media de las empresas que opera en el sector “s”.

  • La expresión Re/Rs mide la situación relativa de la empresa con respecto a sus competidores.
  • El cociente Rs/Rm mide el atractivo económico del sector en el que opera la empresa, con respecto a la rentabilidad del mercado global.

Dado que la elección del sector es una cuestión difícilmente alterable a corto-medio plazo, la empresa deberá enfocar su estrategia en mejorar su posición competitiva dentro del sector y, ello, depende de la gestión de la empresa.

CONSULTORIA DE NEGOCIO1

Por ello, resulta fundamental elegir, dentro de las diversas áreas de gestión de la empresa, aquellas que resultan más decisivas en su comportamiento competitivo.

Por tanto, la clave del éxito no está en hacer todo bien, sino en identificar lo que nos distingue, esto es, los Factores Claves de Éxito de nuestra empresa.

Para alcanzar dichos factores clave de éxito en la gestión es necesario que la empresa genere capacidades técnicas y de gestión adecuadas, dichas capacidades deberán:

  1. Generar un valor percibido directamente por el cliente en nuestro producto o servicio.
  2. No se podrán imitar o transferir fácilmente.
  3. Ser exclusivas de la empresa.
  4. Ser el fruto de un desarrollo lento, creado con experiencias y conocimientos heterogéneos de la empresa.
  5. Poder ser aplicables a una amplia gama de productos y servicios, tanto presentes, como con potencial de futuro.
  6. Generar sinergias con otras capacidades, de manera que se refuerzan mutuamente.

Por todo lo expuesto, las capacidades que estimemos van a ser necesarias en el futuro han de planificarse con antelación, de manera que podamos alcanzar el éxito, y mantenerlo en el tiempo.

Share Button

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *