Cómo evalúan los bancos a las empresas más allá de los datos objetivos

Recientemente hemos asistido a un proceso de cambio radical en el mercado financiero que ha incidido en los modelos de aprobación de operaciones crediticias y, en general, en la gestión del riesgo.

37919919_s

Hay que tener en cuenta que las entidades financieras suelen trasladar a sus empleados, cuando se incorporan al ámbito de la financiación crediticia, que la calidad del crédito (riesgo de crédito) es más importante que la consecución de objetivos comerciales a corto plazo.

El motivo fundamental es que el margen financiero de las operaciones bancarias, actualmente, es de apenas del 1%, lo que supone que, ante 1 operación fallida, se deben realizar otras 100 operaciones del mismo importe para recuperar lo perdido.

Por tanto, la base del negocio bancario está en las relaciones estables con los clientes. Un  modelo de negocio recurrente y bien gestionado y basado en la relación con el cliente a largo plazo permite la rentabilidad de las entidades financieras, por un lado, y a los empresarios les aporta valor, por otro, obteniendo de su/s banco/s los servicios y productos ajustados a sus necesidades, a un precio adecuado, acorde a las relaciones globales banco-empresa y el riesgo asumido.

Dicho esto, en el contexto de la concesión de créditos, a los analistas bancarios les interesa mucho valorar los aspectos cuantitativos de una empresa (análisis patrimonial y financiero, así como capacidad de generar beneficios, valor y crecimiento) y también los cualitativos (Qué hace la empresa, Cómo lo hace y con Quién – personas -). Pero, además, suelen dar mucha relevancia a aspectos tales como:

  • Solvencia Moral de la persona (integridad, honradez, coherencia). Esto se mide en razón al cumplimiento histórico del pago de sus deudas o evaluando el correcto uso de las líneas de descuento, de manera que coincida, razonablemente, el riesgo en CIRBE por dicho concepto con la necesidad teórica de circulante de la empresa. Si la evolución en el tiempo de dichas cifras es de crecimiento exponencial y muy superior al ritmo de crecimiento de la cifra de ingresos, puede evidenciar el uso abusivo de las líneas de descuento, derivado de la dificultad de la empresa para atender sus pagos, lo que puede llevar a emitir efectos de colusión, también denominados “papel pelota”, los cuales son fraudulentos y no corresponden a deudas por el tráfico comercial.
  • Experiencia en el sector y profesionalidad, tanto de la Sociedad como de sus gestores.
  • Instalaciones: localización, antigüedad, mantenimiento, es importante que las instalaciones están afectas a la explotación (propiedad), cargas.
  • Histórico de relación Banco-Empresa. El banco valora muy positivamente si su relación ha sido fluida y sin problemas, tales como nº de descubiertos en cuenta, morosidad, coherencia entre la información facilitada y la finalmente declarada fiscalmente y el Depósito de cuentas
  • Finalidad de las operaciones. La banca prefiere que la misma operación genere suficiente excedente para hacer frente tanto el principal como los intereses. Prefiere nuevas inversiones y raramente aceptará financiarnos para pagar deudas antiguas, y menos de otras entidades.
  • Continuidad de la empresa. Si se trata de una empresa familiar, las entidades financieras tienen en cuenta la edad de los propietarios y si la sucesión en la gestión del mismo está garantizada (descendientes incorporados al negocio), o bien que los bienes afectos al negocio no están afectos a posibles sucesiones y pongan en peligro la continuidad de las operaciones.
  • Diseño organizativo de la empresa, calidad de la información aportada y la existencia o no de plan de empresa, el cual debe ser concreto, realizable y bien planteado.

crowdlending1

En definitiva, se trata de considerar a las entidades financieras, como un proveedor de recursos y servicios básicos para la actividad y, como con cualquier otro proveedor, debe establecerse  un marco claro de relaciones comerciales, estableciendo los interlocutores válidos, negociando siempre en términos globales y diversificando el riesgo, para no depender excesivamente de una sólo entidad, aunque tampoco es conveniente diluirse entre demasiadas entidades.

Share Button

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *