Control de Gestión

¿Compite tu empresa en un océano rojo?

40368960_s

Fundamentos:

  • En el entorno económico actual, la oferta supera a la demanda en un número, cada vez mayor, de sectores de actividad.
  • Por otro lado, la tendencia hacia la globalización agrava la situación, ya que la información sobre productos y precios es accesible a todos y de forma inmediata.
  • Con ello, en general, las marcas son cada vez más parecidas y, cuanto mayor es su similitud (la gran velocidad con la mayoría pasan a ser genéricos), mayor es la tendencia a seleccionarlas, por parte del cliente, en función de su precio.
  • Esto provoca que las empresas entren en guerra de precios, lo que provoca una reducción de los márgenes de beneficio.

¿Es la estrategia de tu empresa de océano rojo?

  • Si se limita a competir en el espacio de mercado existente.
  • Si el objetivo es batir a la competencia para explotar la demanda existente.
  • Si las únicas opciones estratégicas son las de diferenciación en valor o de coste.
  • Y, por tanto, alinea todo su sistema de actividades en función de la elección estratégica (de diferenciación o de bajo coste).
  • Y, además, compite en las mismas variables de valor que el resto de su sector (en propuesta de valor al cliente y canales) y, como mucho, se compite en precio, tipo de relación o se dirige a un segmento cada vez más pequeño.

La respuesta es que SÍ y quizás sea el momento de que tu empresa se plantee Formular y Ejecutar una ESTRATEGIA DE OCÉANO AZUL y de este modo:

  • Competirá en un espacio de mercado sin competencia.

  • Conseguirá que la competencia sea irrelevante.

  • Podrá crear y conquistar nueva demanda.

  • Pondrá fin a la disyuntiva de la diferenciación en valor o en coste.

  • Y, por tanto, podrá alinear todo el sistema de actividades de la empresa en una búsqueda simultánea de diferenciación y bajo coste.

7905327_s

 

Share Button

Cómo calcular el Índice Financiero del éxito empresarial

7540970_sEl objetivo empresarial por excelencia es la obtención de rentabilidad. En el largo plazo, el éxito de la empresa depende de su capacidad para generar, de forma sostenida en el tiempo, un rendimiento promedio superior al de mercado. Para medir dicho éxito, se puede utilizar el siguiente indicador:

Ie = Re/Rs x Rs/Rm

 

Ie = Índice Financiero de éxito de la estrategia aplicada.

Re = Rendimiento anual Promedio de la empresa.

Rm = Rendimiento del mercado.

Rs = Rentabilidad media de las empresas que opera en el sector “s”.

  • La expresión Re/Rs mide la situación relativa de la empresa con respecto a sus competidores.
  • El cociente Rs/Rm mide el atractivo económico del sector en el que opera la empresa, con respecto a la rentabilidad del mercado global.

Dado que la elección del sector es una cuestión difícilmente alterable a corto-medio plazo, la empresa deberá enfocar su estrategia en mejorar su posición competitiva dentro del sector y, ello, depende de la gestión de la empresa. (más…)

Share Button

El control en la empresa

En el planteamiento clásico de la administración de empresas, el control debe ser entendido como aquella función que pretende asegurar la consecución de los objetivos fijados en la fase de planificación.

Por ello, podemos deducir que es preciso planificar y presupuestar a priori para controlar a posteriori si se han alcanzado los objetivos previstos.

Después de planificar, los directivos deben organizar los medios disponibles y tratar de conseguir que las decisiones se ejecuten. Tras ello, han de efectuar la función de control y, para controlar, hay que: (más…)

Share Button